2 de noviembre de 2019

Mallorca octubre 2019

VIERNES 5
Esta aventura comenzó en la regata de El Gaitero cuando embarcó en el Emilu un amigo de Nerea: Harold. Enseguida confraternizó con Iñaki, Pedro, Lucio, Marije, Javi… y tras unos días de navegación nos ofreció la posibilidad de navegar en catamarán. De vuelta, ya en Bilbao, Nerea habló con Harold y nos propuso pasar una semana navegando por Mallorca. Como no podíamos rechazar la oferta aquí estamos volando a Mallorca y con la perspectiva de embarcarnos en un Leopard 40 gracias a la hospitalidad de Harold y a su amiga Nerea
Leopard 40

EL BARCO - "La Barrique"
  Tipo
Catamarán
  Modelo
  Eslora
11,85 m
  Manga
6,13 m
  Calado min
1,18 m
  Calado max
  Agua
780 lit
  Combustible
350 lit
  Cabinas
4
  Camas
8
  Aseos3   Baños2
  Motores
2
  Potencia
29 CV

SÁBADO 6
Amanecer espectacular desde el hotel. Pero empezamos con una pequeña sorpresa: no nos pueden entregar el barco hasta las cuatro de la tarde, de modo que decidimos hacer turismo en Palma. De camino a la Catedral nos detenemos en el edificio de la Lonja de estilo neogótico y con unas columnas helicoidales espectaculares que finalizan de tal forma que dan la impresión de ser un jardín de palmeras.
Al llegar a la Catedral nos sorprendió el gran número de turistas que había a pesar de no ser temporada alta. Después callejeamos por la parte vieja y llegamos al Mercado de San Juan donde comimos. Un sitio muy agradable incluso con música en directo.

Por la tarde tras las oportunas explicaciones nos entregaron el barco (La Barrique) y después hicimos la compra. Ya en el barco, después de estibar los víveres, cenamos y esperamos el regreso de Marije e Iñaki, que tuvieron que acercarse a urgencias por un problema de Iñaki con la visión de uno de sus ojos (que, por suerte, no fue grave).
Es la primera noche que dormimos en el barco.



DOMINGO 6
Otro amanecer espectacular en Palma de Mallorca
Tras el desayuno, el staff del puerto se encargó de sacar el barco del pantalán, y ya solos salimos del puerto de Palma y pusimos rumbo a Illetas. Un error al marcar el waypoint hizo que nos pasáramos de largo y, tras intentar fondear en un par de calas, llegamos a Cala Blanca en Santa Ponsa, donde fondeamos y nos bañamos. De camino, tras pasar el islote de El Toro, en punta de Ses Barbines, izamos mayor y sacamos el génova. Fue una pena que llegáramos enseguida a Cala Blanca y no pudiéramos seguir disfrutando de la navegación a vela.
Después del baño levamos ancla y pusimos rumbo a Andratx donde amarramos a una boya que nos dieron al sur de la bahía. Desembarcamos, no sin alguna emoción que nos dio Pedro al mando del dinghy. Paseamos, compramos unas pinzas en un bazar chino y cenamos en la marisquería Galicia, en la que nos trataron como auténticos señores, e incluso nos invitaron a un chupito.

De vuelta en el barco nos acostamos sin imaginar que a la noche iba a saltar un ventarrón que se convirtió en el protagonista. Comenzaron a sonar las botellas, y tras comprobar que no iban a dejar de sonar, me levanté a estibarlas convenientemente, justo en el mismo momento en el que Iñaki, que había tenido la misma idea, aparecía en el salón. Nos volvimos a la cama, y el barco no dejó de moverse en toda la noche. Parecía que estábamos navegando


LUNES 7
Tras un amanecer no tan espectacular, desayunamos y nos bañamos. La temperatura del agua ideal. Iñaki, Pedro, Marije y Pilar se encargan de ir en el dinghy a hacer unas compras y los demás nos quedamos en el barco, con la comida, consultando las cartas o escribiendo la crónica. Sin apenas hacer ruido nos sorprende que Salvamento Marítimo se acerca por dos veces a nuestros vecinos de boya y nos deja con la incógnita de qué habrá sucedido. Desde luego que son unos vecinos especiales, antes les hemos visto con los trajes de agua e incluso con los chalecos salvavidas puestos, pero no parece que vayan a hundirse… Ahora se les acerca el marinero, les entrega algo y se va… entre tanto regresan los que habían ido a tierra a por víveres y al poco partimos hacia la isla de Dagronera…    
Ya fuera del puerto comprobamos que había mucha zurra para ir a ningún otro sitio. En La Dragonera estaba complicado fondear. Un grupo numeroso de barcos con pabellón francés había fondeado, y con el viento y la mar que había nos pareció mejor seguir navegando y tratar de rodear la isla de 4,5 km de longitud y 1,5 km de ancho.
A medida que salíamos, la mar y el viento se complicaban, por lo que dimos la vuelta. Al volver a pasar por el fondeadero vimos que salían los barcos, y decidimos fondear. Desembarcaron Marije, Pilar, Elena, Lucio e Iñaki, y tuvieron oportunidad de ver las lagartijas azules propias de esta isla. (El parque natural de La Dragonera debe su nombre (leer el artículo de wikipedia) al vocablo latino traco(onis) (traconaria, dragonera) que significa "hendidura en la tierra, resquebrajamiento, pasos subterráneos" haciendo referencia a la hendidura con agua dulce en una cueva de la isla, y no –en contra de lo que parece– a "dragones", que es el nombre que se da a las lagartijas en Baleares.) Pasamos el resto del día allí y ya a última hora regresamos a Andratx. Esta vez nos dieron una boya en una zona más protegida y Guillermo, el marinero, nos recomendó para cenar el restaurante Roma, donde trabaja su madre de cocinera. Así que allí nos presentamos: un auténtico acierto.

MARTES 8
Desayunamos. Celebramos el cumpleaños de Pedro y le “sorprendemos” cantándole “feliz, feliz en tu día…”. Marije y Pedro van a hacer prácticas con el dinghy y mientras tanto Iñaki, Elena y yo nos bañamos. De regreso, Marije se baña, subimos el dinghy y levamos ancla para ir a repostar agua al pantalán. Nuestro plan era poner rumbo a la península de La Foradada fondear, tomar un bañito, comer, después iríamos a Deya, visitaríamos el pueblo y finalmente arribaríamos a Soller donde dormiríamos. Pero tras pasar La Dragonera suena la alarma del motor de estribor por lo que aprovechando que salta algo de viento sacamos las velas y cambiamos de planes poniendo rumbo directo a Soller. Navegamos con 10 o 15 nudos de aleta haciendo entre 5 y 6 nudos.
Comemos de camino y arribamos a Soller donde tenemos que fondear porque los dos puertos están completos. Desembarcamos, paseamos por el pueblo y cenamos en una pizzería un fantástico menú de 1,5 m de pizza de seis sabores, chorizo, anchoas, salmón, cuatro quesos, albahaca y champiñones.

MIÉRCOLES 9
Se nos acerca el marinero y nos dice que va a atracar un yate de 57 metros. Seguimos con atención la maniobra que realizaba precisión milimétrica.

Viene el SAT a reparar el motor y nos dice que la bomba de agua dulce no funciona y que se ha estropeado la correa. Como no es posible la reparación en ese momento, nos recomienda navegar con el otro motor y quitar el sonido de la alarma por si tuviéramos que usar el motor hasta calentarse. El plan era navegar a vela rumbo a Sa Calobra con intención de regresar a Andratx a pasar la noche. Al ir a subir el dinghy resulta que el motorcito no funciona y tenemos que llamar otra vez para que vengan a repararlo. Vuelve el mecánico y tras resolver el problema partimos. Sin viento decidimos continuar con el motor de babor que al cabo de un tiempo falla también. Izamos velas y con una ligera brisa decidimos regresar a Soller. El barco navegaba bien y si no hubiera sido porque los motores no funcionaban hubiéramos entrado a vela, pero justo en la entrada recogimos las velas y encendimos el motor de babor, pero en seguida sonó la alarma, así que lo apagamos y conectamos el de estribor que en seguida se calentó. El atraque que nos habían dado estaba junto a un yate enorme y con los motores averiados decidimos fondear y que fuera el SAT quien lo llevara al atraque. Llegan a última hora de la tarde con un catamarán a motor y tras un rápido análisis nos dicen que los motores tienen la misma avería, así que deciden que cambiemos de catamarán. Con los motores fríos en un momento arrancan y llevan La Barrique hasta el muelle. Tras poner las amarras y pasamos las maletas y víveres al nuevo barco. El muelle estaba muy alto, y subir y bajar se convirtió en una aventura, pero afortunadamente superamos la prueba sin incidentes.
Toda la zona del puerto es preciosa para pasear. Llena de restaurantes, turistas, con un el elegante tranvía que lo comunica con el pueblo y unas casitas espectaculares. Cenamos en la terraza de un bonito restaurante

JUEVES 10
Ya con todos los planes desbaratados, decidimos que no merecía la pena visitar la isla de Cabrera y pusimos rumbo a Sa Calobra de nuevo, fondeamos sin más barcos que el nuestro, nos bañamos y nadamos hasta la playa
Después de comer pusimos rumbo a Andratx donde de nuevo cogimos una boya en la zona norte. En el puerto un grupo de personas practicaba yoga, zen o algo parecido. Cenamos de nuevo en el restaurante de la madre de Guillermo. Todo excelente, pero tenemos que destacar una sopa de pescado insuperable.

VIERNES 11
Ponemos rumbo a Portal Vells. Es el cumpleaños de Pilar. Fondeamos y nos bañamos. Lucio y Elena nadaron hasta la playa. Después comimos, y le cantamos cumpleaños feliz a Pilar.
Nos llamaron para avisar que teníamos que estar de vuelta en puerto a las 17 h así que pusimos rumbo directo a Palma de Mallorca. A la noche, Marije nos invitó, con motivo del primer aniversario de Martín, a unos langostinos, que estuvieron deliciosos, preparados en la barbacoa del barco. Tras la cena, salimos a tomar una copichuela. La noche se complicó más de lo debido porque nuestros vecinos estuvieron de fiesta hasta altas horas de la madrugada.

SÁBADO 12
Tras el desayuno, tocaba hacer las maletas. Nerea se despidió cuando pasaron a recogerla y nosotros hasta la hora del vuelo, dejamos el equipaje en la marina y fuimos a visitar la ciudad: paseamos por Torrent de Sarriera, Museo de Arte Moderno, la Catedral… turistas por doquier. Paramos en el paseo de Plaza de Weyler a tomar un café y después de que pasara una manifestación pro-unidad de España fuimos a comer. Pasamos por el mercado de Santa Catalina con un ambiente animado y al poco encontramos un restaurante en una esquina, con terraza: el BeeWi. Comimos fantásticamente en torno a una mesa redonda. La casa nos invitó a unos chupitos
Seguido regresamos a por nuestros equipajes y en taxi al aeropuerto. El vuelo sin incidencias. Llegamos a Loiu unos minutos antes de lo previsto. Allí nos despedimos de Pilar y Pedro que regresaban a Lerín a celebrar con sus amistades sus recientes cumpleaños


Vista aérea del puerto

GALERÍA DE TIME-LAPSEs







******** MALLORCA'19 - The Movie *********

******************************************

20 de octubre de 2019

RCMA-RSC - 4º Trofeo Social (2ª regata)

PRÓLOGO
Amanece este sábado cumpliendo con las previsiones: bajada de temperatura, lluvia y más lluvia. A las 11:30 aparecemos por EMILU los convocados: Lucio, Javi Gómez (del Himalaya), Dani (su primera salida con nosotros) y Edu (un servidor). A pesar de que la tripulación de hoy no es la habitual, montamos las velas en poco tiempo. Zarpamos tranquilos porque la organización anuncia que la salida se va a dar en el Abra interior. No parece que vaya a haber mucho viento así que izamos la Mayor completa.
EL RECORRIDO (para clase Crucero)
- Salida: Comité y zodiac en Abra interior
- Boya S.Inazio (br)
- Boya amarilla más próxima al Cajón (br)
- Boya S.Inazio (er)
- Llegada: Comité y boya roja
(la clase regata tendrá que dar una vuelta más entre S.Inazio y Cajón)
LA REGATA
Con el día de perros que ha salido agradecemos que la organización plantee una regata corta.
Damos unos bordos antes del procedimiento de salida y Lucio se da cuenta que, saliendo por sotavento (boya) y después dando un pequeño bordo, podríamos intentar salir por el Faro sin más maniobras. En los primeros cruces no tendríamos preferencia, pero tratándose de barcos más rápidos es muy probable que pasen antes que nosotros. El plan funciona. Llegamos al Faro muy bien posicionados, y tomamos S.Inazio un poco más retrasados de la mitad de la flota. Hay olas grandes y muy seguidas que hacen que la navegación no sea muy cómoda en el rumbo que toca. Aún así navegamos bastante bien, y la flota no se nos aleja demasiado. Llegamos al Cajón en dos bordos. En ese momento el viento flojea bastante lo que nos obliga a jugar con el impulso de las grandes olas. Lucio, con bastante habilidad, supera sin problemas la boya aprovechando los vaivenes. Iniciamos la vuelta, y cambia la película justo cuando estamos dudando si poner spi o no. Sube el viento y tenemos ola a favor. EMILU reacciona y se pone a correr. Cada ola que cogemos nos impulsa muchos metros. Empezamos a recortar distancia con los barcos de delante (evidentemente no tienen el mismo viento que nosotros). Navegamos entretenidos y a la vez con relajada conversación. Finalmente llegamos a la zona interior donde hay menos viento, y de la que los barcos más rápidos ya han ido saliendo, y poco a poco llegamos a la meta en la que nos adelanta Rat Pack (clase regata). Nos felicitamos por haber aprovechado un día que no pintaba nada bien, y que ha resultado una bonita (y húmeda) jornada más con buen ambiente en EMILU.
El equipo de hoy
Dani
Lucio y Javi
EPÍLOGO
Ah! y de regalo, a última hora de la tarde Lucio nos cumunica que hemos quedado SEGUNDOS en la regata!! (y que vamos segundos en el Trofeo). BRRRRRAVOOOO!!
El EduDiCaprio pa'EMILU Nius

22 de septiembre de 2019

Recordando a Julián

Hoy era uno de esos días que dejan huella: por una parte Lucio recibía el alta a la mañana tras el cateterismo que le hicieron la víspera e Iñaki regresaba al barco tras el cateterismo que le hicieron hace semanas. Junto con Iñaki, Marije y yo en seguida alcanzamos las boyas amarillas. Y entonces ocurrió algo. Llegando a la boya del cajón apareció un pajarito, se posó en el guarda mancebos y nos acompañó hasta terminar de pasar la boya. Para mí fue como si Julián hubiera querido decirnos que desde algún lugar seguía con nosotros. 
A la tarde regresamos a la boya del cajón, con Mikel, Marian, el resto de su familiares y algunos de sus muchos amigos en la Marmotiña, Kaskabarra, Itsasora y Emilu. Y allí te dejamos, Julián. En esa boya a la que tan difícil nos resultaba llegar o por quedarnos sin viento o por el ventarrón que soplaba. Seguro que hoy también hubieras disfrutado del bañito a la mañana y de la compañía a la tarde. 

Gracias a la tripulación de la Marmotiña, del Kaskabarra y a Luisfer (Itsasora) por vuestra solidaridad.
Por último, un recuerdo para todos los Amigos del Emilu, que sin duda hubiérais querido estar también en la boya del cajón pero no habéis podido y en especial Lucio, que convaleciente, seguro le ha dolido especialmente no poder asistir.

17 de septiembre de 2019

Boya con instrumentos científicos

El domingo en la regata del trofeo One Sails 'cerca' de la boya de recalada vimos a lo lejos una boya roja. Incialmente pensamos que se trataba de la boya que se encuentra habitualmente junto a la boya de recalada, incluso dudamos de si era roja, amarilla o blanca. La verdad es que nos pareció que estaba lejos y llegando a recalada vimos la boya de siempre, por lo que nos quedó la duda de qué era aquello que habíamos visto. Se trata de una boya con instrumentos científicos situada al sur de recalada a una distancia de 1 milla naútica y es roja.
(La captura de la imagen se ha hecho de localizatodo.com)


16 de septiembre de 2019

Trofeo One Sails

El domingo coincidían dos regatas: La Copa Getxo (RCMA-RSC) y el trofeo One Sails (Orza). Decidimos participar en esta última. Esta vez la tripulación la formamos: Ana, Antón, Javi, Lucio y yo (Pepelu). Inicialmente la salida se suponía se iba a dar en San Ignacio pero la falta de viento hace que el comité la traslade hasta la boya roja de La Galea. Si no me falla la memoria yo diría que hicimos la mejor salida de la temporada. Nos mantuvimos junto a Marmotiña y Lasai hasta que cayó el viento y entonces nos dejaron atrás. Pasamos la boya amarilla del cajón y pusimos rumbo a recalada. Finalmente el viento casi desapareció y tras virar recalada e izar spí, nos retiramos, como la mayor parte de la flota. Tan solo consiguieron finalizar 5 barcos de la clase A.
Ya de regreso en el abra interior, remolcamos a un J80 sin gasóleo. Amarramos en el pantalán de cortesía y fuimos al Silver donde nos esperaba un magnífico ágape regado con unas excelentes Heineken. Tras la entrega de premios del trofeo patrocinado por One Sails, regresamos al RCMA.   

La regata en la aplicación QS.

Copa Getxo


El sábado se realizaron las dos primeras pruebas que consistieron en dos barloventos sotaventos con dos subidas y dos bajadas. La flota estaba dividida en clases A, B, C y sin medición. En la clase C se encontraban inscritos Rooster, Chicharro (inicialmente en categoría sin medir), Ramper y Emilu. No parecía que fuera a saltar el viento que saltó: 20 nudos del 30, 40 y 50. Esto hizo que ya en la primera salida un role a falta de dos minutos obligara a izar aplazamiento para mover la línea de salida y resituar barlovento. Tras ser alcanzada la boya de barlovento por toda la flota se ha de cambiar su posición. Pero para la siguiente salida se vuelve a cambiar esta boya como consecuencia de un nuevo role.

En el Emilu la tripulación formada por Antón, Lucio y yo (Pepelu) tuvo bastante trabajo. Las bajadas las hicimos con orejas de burro y génova atangonado. El barco navegaba bien, con una ola no muy molesta, y en algún momento llegamos a ver 9 nudos en el GPS (1,4 millas en torno a 15 minutos).
Todavía sin cruzar la línea de llegada, el comité ya anunciaba la salida de la segunda, así que fue cruzar la línea de llegada, y comenzar el procedimiento de salida. Casi sin tiempo bajamos el tangón y justo llegamos a la línea de salida en el momento en que se daba la salida. El Ramper nos siguió el primer bordo, viramos y al cabo de unos minutos nos pasa por sotavento con un rizo en la mayor. Tras alcanzar barlovento, en la bajada recortamos la distancia con el Ramper y observamos que tienen problemas para quitar el rizo. Alcanzamos barlovento con una pequeña ventaja y en la bajada el Ramper saca el spí pero a pesar de que recorta la ventaja no logra alcanzarnos.
En resumen un día divertido y con el protagonismo de los roles que hizo trabajar como nunca al balizador.
La regata según la aplicación QS

14 de septiembre de 2019

Copa Castro

En resumen: un fantástico día de navegación, de los que hacen afición con un magnífico viento y casi sin ola.
El Emilu estaba un poco escaso de tripulación, Iñaki era baja por cuestiones de salud y Marije no quería dejarle solo, así que Ana, Edu, Lucio y yo tomamos la salida el sábado. Desde la salida, cerca de la boya amarilla de La Galea, había que ir a recalada, vuelta a  boya amarilla del cajón, vuelta a recalada y entrada en el puerto de Castro. Total unas 16 millas. Todo rumbos de ceñida salvo el tramo de recalada al cajón con spí. El último tramo de recalada a Castro muy emocionante con el Txankletas pisándonos los talones. Tras cruzar la línea de llegada, emprendimos el regreso a Getxo, ya que no teníamos tripulación para la prueba del domingo. El regreso también lo hicimos a un descuartelar hasta el cajón,  donde izamos el spí que arriamos ya en el Abra interior.  El recorrido


N.Vela
Yate
Club
TCC
T.Corregido
1
ESP 1261
LASAI
ORZA
0.9020
00:00:00
2
ESP 1304
ROOSTER
RCMA.RSC
0.9500
00:01:25
3
ESP 3072
TAJAMAR
RCMA.RSC
0.8930
00:01:46
4
ESP 6385
IRRINTZI_LAU
ORZA
0.9480
00:05:30
5
ESP 8185
SIGMOS
RCNCU
0.9650
00:10:38
6
ESP 5937
RAMPER
RCMA.RSC
0.9480
00:16:22
7
ESP 4876
EMILU
RCMA.RSC
0.8730
00:17:52
8
ESP 7284
TXANKLETAS
ORZA
0.8910
00:23:10















18 de agosto de 2019

Campeonato de Cantabria de cruceros

Hay programadas dos pruebas para el primer día, dos barloventos sotaventos con la la boya de barlovento a 1,5 millas y a un rumbo de 60 grados y tres vueltas.
Dadas las circunstancias del día decidimos retirarnos tras llegar la segunda vez a la boya de barlovento. Un mal día de regata pero excelente para disfrutar del baño junto al faro de El Caballo y de una magnífica ensalada de pasta, preparada por Iñaki para toda la tripulación que comimos hasta no dejar nada.



Al llegar a puerto nos esperaban Elena, Silvia, Mari Carmen, Lucía, Ricar y Juanma que tras una opípara comida en el restaurante Cantabria (recomendación de Álvaro) embarcaron para repetir baño en la bahía.