26 de agosto de 2016

EMILU - Vuelta del "Gaitero 2016" GIJON - LAREDO

Autores: Karen, Pedro y Aitziber
Lunes, 8. Agosto 2016
Gijon - Ribadesella
Un año más el Emilu se despide de Gijón. Como cada día mientras hemos estado en esta ciudad desayunamos en el bar "Brisa Mar" donde Álvaro se despide de nosotros. La vuelta la emprendemos Pedro, Lucio, Karen y Aitziber. Antes de partir también se acerca Elena a desearnos buena vuelta.
Salimos con sol, viento del nordeste fuerza dos y ola de un metro.
Nuestro Patrón nos propone realizar una vuelta turística desde Gijón hasta Laredo. Para hoy tenemos planificadas varias paradas. La primera en Tazones, donde Karen, Pedro y Aitziber desembarcamos y nos dedicamos a salsear por tienditas y en una taberna tomamos un vermut rojo, de acuerdo a la tradición y para deleite de Karen que lo prueba por primera vez. El Capitán en vista de que el atraque lo hacemos de forma un poco “piratilla“ decide quedarse en el Barco. Mientras espera recibe la visita de una señora que sale del agua a través de la escalerilla del Emilu y de un grupo de niñas que desean ver el velero.
 
El capitan - rodeado de niños de Tazones
 Excursión de la tripu
Programa turístico - el vermut el en puerto de Tazones
La segunda parada es en Lastres. Allí coincidimos con el Gaitero. El calor es insoportable y decidimos salir a dar un paseo por el pueblo y sentarnos en una terraza con unas vistas impresionantes. Aquí tomamos el correspondiente café con hielo y Lucio las bolas de helado que comparte con la tripu.
 Lastres: Subiendo con vistas preciosas
Descanso de la tripu en la terraza
Con unas vistas maravillosas
Al atardecer entramos en Ribadesella. Cuando llegamos a puerto se está celebrando una competición de piragüas de diversas modalidades y como no nos dejan cruzar el campo de regateo, decidimos atracar junto al muro entre varios pesqueros locales.
Regatas en RibadeSella

Emilu ha encontrado su sitio al lado del muro
En este pueblo Lucio nos propone su visita ideal; primero subir a la ermita de la Virgen de la Guía. Que suerte tenemos con este guía!
Otra vez subiendo: Excursión a la Ermita
La Ermita de Guía en un lugar fantástico
 Vista a la izquierda desde la Ermita
Vista a la derecha desde la Ermita
Ribadesella desde arriba

Después un paseo por el puerto y el pueblo y por último cenar en el “Repollu“. Tal es la “panzada“ con la que salimos de restaurante que Lucio se queda sin su “Regma“ de rigor.


Martes, 9. Agosto 2016
Ribadesella – S. Vicente de la Barquera
Antes de partir y mientras los otros tres desayunamos Karen decide volver a subir a la Ermita a disfrutar de las espectaculares vistas. Los demás nos lo tomamos con tranquilidad y sobre las 11:00 nos reunimos todos en el Barco para partir.
Nos encontramos con esta situación; cielo cubierto, viento del nordeste, mar de fondo con ola grande.


El  día está tan cerrado que el plan de visitar calitas en la zona de Llanes y pegarnos un baño se queda para la proxima vez. Tampoco se ven los Picos de Europa. Karen ya tiene una buena excusa para volver otra vez.
El capitán y el mar
 La costa cantábrica - hoy sin Picos


Por el camino, vemos un velero que navega muy pegado a la costa y solamente con la génova. Nos extraña.
LLegamos a San Vicente de la Barquera subiendo la marea por lo que no tenemos ningún problema para entrar. Nos pegamos al muro esta vez entre pesqueros de dimensiones considerables.
Justo cuando nos disponíamos a bajar del barco, aparecen los del Sigmos III pidiéndonos ayuda porque se han quedado sin motor. Tras varias maniobras conseguimos frenar el barco y amarrarlo para posteriormente  abarloamos a ellos y todo termina sin más problemas. En agradecimiento tras la cena, nos invitan a visitar el barco y compartir unos momentos musicales con ellos.
Nuestro vecino gigante en el puerto de San Vicente de la Barquera
Después el maniobra: Emilu en el paquete
En cuanto a la visita en San Vicente, Lucio nos la programa en seguida. Subida al Castillo e Iglesia, vuelta por el casco antigüo y cena en el restaurante de siempre, el "Brasas". Hoy sí acabamos con unos Regma.
Otra vista preciosa con tripulación
Vista al puerto desde arriba


Miercoles, 9.Agosto 2016
San Vicente de la Barquera - Laredo
Tras desayunar en un bar junto al puerto, partimos sobre las 9:00 de la mañana. El parte y previsión meteorológica es el clásico de las vueltas a casa, nordeste y morral.
Antes de la salida por la mañana 
Por el camino varios delfines se  acercan a saludarnos a la altura de Comillas y Suances. La experiencia es espectacular.
Compañeros queridos - Delfines
Este tramo de costa es muy bonito y además podemos disfrutar durante un rato de la navegación a vela llegando a la altura del Faro de pescadores de esta forma.
Pasando por el faro de Cabo de Ajo
Pasando por el faro de Caballo
En Laredo debemos dejar el Emilu en el puerto deportivo  y ya hacia el anochecer nos despedimos la tripulación. Pepelu viene a buscarnos. Lucio vuelve a descansar a casa, Aitziber también y Karen a casa de Álvaro. Pedro decide quedarse esa noche a descansar en el Emilu y por primera vez participa en dos dias de regatas en Laredo antes de  partir hacia Lerín.
Una vuelta muy, muy bonita! Los Picos y playas para la próxima vez.
La esperanza de un cielo despejado para ver los Picos el año que viene.  

21 de agosto de 2016

Regatas en Laredo

La pasada semana se celebró la tradicional semana de regatas en Laredo, organizada por el RCNL.
El jueves el trofeo As de Guía, el viernes y sábado el trofeo Imanoltxu y el domingo y lunes el trofeo RCNL.

Este año  ya no hemos podido disfrutar de los amarres del club, hemos tenido que ir a los pantalanes del nuevo puerto deportivo de Laredo. Se acabaron los viajes en la Petereta con la compañía el perro y los comentarios del marinero siempre dispuestos a ayudar y con esa paciencia infinita con la que iba una y otra vez a llevarnos y traernos. Se acabó el comer en el barco después de la regata, los bañitos a la mañana y a la tarde en El Puntal. Ya no volveremos a disfrutar de los vela ligera de la escuela navegando entre barcos fondeados o de ver los caballos al galope por la playa o de los parapentes.

También ha sido este un año un tanto especial en cuanto a la climatología: un día hacia poco viento, el siguiente casi demasiado, el siguiente otra vez poco y otro día la niebla obligó a suspender la regata.

Tenemos que dar la enhorabuena al Txintxo que este año ha realizado unas excelentes regatas batiéndonos sin dificultad.

La tripulación del Emilu estos días ha estado formada por Lucio, Pedro, Álvaro, Karen, Aitxiber y Pepelu. Un problema de salud impidió que Iñaki y Marije esta vez pudieran venir como siempre.

El jueves la regata se hizo con poco viento y el recorrido fue el clásico costero, el viernes con más viento el recorrido fue barlovento sotavento y el sábado de nuevo un costero con boya de desmarque y poco viento que tuvo como consecuencia la retirada de varios barcos, incluido el Emilu, y aprovechamos para bañarnos al cobijo del faro de El Caballo nadando hasta la cueva y pasando bajo el puente natural formado por la Naturaleza bajo el faro.

Mención especial merece Karen, que nos mostró sus grandes cualidades, tanto a la hora de sufrir condiciones adversas como de disfrutar las oportunidades que surgen en este maravilloso entorno: las vistas desde la Atalaya, el antiguo puerto romano, el Santuario de la Bien Aparecida, delfines y unas ansias por aprender poco comunes.

Lucio

Karen



Pedro



Álvaro, Lucio y Karen


Elena y Pepelu




La ruta del Camino de Santiago. Peregrinos.


La peña de Santoña

El fondeadero del RCNL

Santuario de la Bien Aparecida





16 de agosto de 2016

El Gaitero 2016

Miércoles 3: Getxo-Santander
Este año la tripulación para la XXI edición de la Regata El Gaitero está compuesta por Lucio, Pedro, buen amigo y patrón con el que hemos compartido varias travesías, Aitziber, Karen, que aunque viene desde Berlín, tiene cierta experiencia navegando y quiere descubrir la costa cantábrica y Álvaro. 
Pepelu, Elena y Santos vienen a despedirse y a darnos muchos ánimos. ¡Zarpamos!
A las 13.00 da comienzo la etapa Getxo-Santander desde el Abra exterior donde 43 embarcaciones partimos con poco viento del NW. 
Salida de El Gaitero 2016

Compartimos la caña en condiciones tranquilas para navegar, a ratos tan lento que hacia las 18.00 aún nos encontramos a la altura de Laredo y ante la previsión de contínua calma y una bajamar que ralentizaría aún más la llegada a vela, decidimos retirarnos y poner motor. Llegamos ya de noche a la Bahía de Santander entre abundante tráfico marítimo de entrada y salida de mercantes y un gran crucero iluminado como ciudad flotante que adapta su rumbo para no estorbar a los barcos que van consiguiendo avanzar contra corriente gracias a un suave terral. 
Llegando al cabo Quejo, el que vemos desde Sope y nos tapa el de Ajo
Al igual que el año pasado, el amigo de Lucio, Javier Cruzado, nos consigue un cómodo atraque para que descansemos dentro del Puerto Chico.

Jueves 4 y viernes 5: Santander-Gijón

Bahía de Santander

Desayunamos en el Suizo acompañados por Pedro, el hermano de Lucio, y acudimos a ver la entrega de premios de la primera etapa. Nos enteramos de que la Marmotiña llegó hacia las 2.00 de la madrugada, con mucho tesón. Tras el avituallamiento de bocadillos, sidras y zumos que nos ofrece la organización embarcamos para comenzar la etapa larga, entre Santander y Gijón. 

La salida es a las 14.00 con un suave W que se cuela entre los edificios de la ciudad.
Lentamente toda la flota va acercándose a la península de la Magdalena donde conseguimos mantener la inercia para superar el desvente. 

Pasado Cabo Mayor, el W que empuja la amura de babor nos fuerza un rumbo mar adentro. Van llegando sucesivos chubascos y las nubes bajas ocultan la costa. Nos mojamos en la banda y a Lucio le va cayendo el agua que se desliza por la vela y que la botavara dirige como un riachuelo hasta caer en sus piernas. Pese a las botas y la ropa de agua poco a poco todos vamos empapándonos. Alguna chaqueta que ya no es tan permeable, algo mal atado, una repentina lluvia que nos pilla despistados o algún que otro roción. A ratos abre la nube, para la llovizna y vislumbramos la ría de Mogro, Merón y Suances. La constancia del viento monta una ola incómoda de pasar. No estamos suficientemente abrigados para un día que se nos hace largo con tanto chubasco, viento fresco y humedad. 
Es un avance tedioso pero también disfrutamos a ratos de la experiencia y del cantábrico plateado y misterioso. El viento rola levemente y tan pronto estamos ilusionados marcando un rumbo 240º o incluso 270º, como se cierra el gallego morral y nos mete hacia tierra en un 210º. La ola aumenta su intensidad y nos va acercando a la costa, por lo que tenemos que ir comenzando a dar largos bordos para tomar distancia y pasar los cabos. Anochece y ni el viento ni la ola cesan. Largos periodos en torno a los 20 nudos, incluso desde el través de estribor que nos impulsa alegremente, pero repentinamente una racha de 32 nos hace pensar en tomar un rizo. Acortamos la génova hasta los obenques y en 10 minutos nos vemos con 3 nudos. Rola, cae a 0, vuelve a arreciar. Todos estamos algo mareados, cansados, remojados y la olita que ya se ha puesto puñetera nos hace dar unos pantocazos que nos limitan hasta el punto que nos cuesta dios y ayuda pasar la punta de San Emeterio. Estamos cerca de Llanes.

Son las 0.00 y con cierta pena y mucho alivio decidimos poner motor y dar por terminada la lucha en esta etapa. Vamos turnando las guardias. Cuando despeja el espectáculo es precioso en la noche cerrada de luna nueva, salpicada por incontables estrellas entre las que creemos identificar a la polar, contemplamos el velo de la vía láctea y algunas inquietas estrellas fugaces que se adelantan a la caida de las Perseidas de San Lorenzo. Lucio apaga a ratos las luces de navegación para disfrutar aún más del espectáculo. Los cuerpos están fríos pero conseguimos que en esta larga noche nos brillen los ojos. Charlamos, tarareamos y silbamos protegidos por los sacos de camuflaje que Alberto dejó en el Emilu la pasada edición de esta regata. 

Finalmente, pasado Tazones y después de siete horas a motor acompañado por la mayor, amanece y pasamos el faro de Tazones. El cielo ha quedado despejado, vamos entrando en calor con los primeros rayos, chocolate y galletas. A lo largo de la noche se ha ido durmiendo la ola puñetera y ya el Emilú no cabecea, así que aprovechamos un vespertino W constante para llegar a vela hasta el puerto de Gijón a las 8.30.
Amanece y nos alegramos

Buenos días!
  Por hoy, misión cumplida: Hemos llegado a puerto con ganas y fuerza para disfrutar las regatas de Gijón. La cabina parece el camarote de los hermanos Marx, no estibamos suficientemente bien y reina el caos. Ordenamos los trastos y sacamos la ropa mojada a secar. Casi toda la ropa está mojada. El pantalán parece un tendedero comunitario, todos los barcos han pasado similares penurias en esa etapa.
Kaos en el camarote 
Nos recibe El Gaitero
Fabes en el puerto
 Pero ya luce el sol, en Gijón arranca la semana grande y a las 12.30 estamos de nuevo todos sonrientes repitiendo plato de fabes, zumos de manzana y sidras. La tripulación del Emilu se recupera pronto. Ducha calentita, siestas, baños de mar, animada charla, paseo y ha llegado Elena desde Bilbao.

Secando la ropa
Sábado 6: Gijón
Amanece el sábado radiante, buenas previsiones de viento NE y nos acompaña para completar la tripulación del Emilu otra tipulante. Ana viene de Pamplona y conoció a Lucio y a Elena en la costa mediterránea. Su marido, Juan Carlos pasará el día en tierra con Elena y los otros seis nos preparamos para zarpar en igualdad de género.

Con Ana
 La salida es emocionante con tanto barco y tan buen viento. Entramos por barlovento observando la pelea de los barcos más competitivos. Buen griterío junto al barco del comité pero parece que no hay problemas y se da por buena la salida. Hoy el recorrido será el habitual barlovento sotavento con llegada frente al Real Club Astur de Regatas. 
Tomamos la primera boya y con aparentes alrededor de los 17 nudos atangonamos orejas de burro (o "papillon", como dice Karen) para la bajada. Subimos de nuevo a la boya número uno, y cuando estamos acercándonos Ana sube por la banda para ayudar a meter el faldón pero un role hace que el Emilu se tambalee un instante con tal mala fortuna que Ana, que no estaba sujeta al aparejo, cae por la banda. Trata de asir la escota de espí pero no lo consigue, quizás mejor, ya que el barco avanza fuerte y aunque llevaba guantes el tirón sería de aupa. Desde el agua escucha a Lucio gritar "volvemos!", lo cual le tranquiliza en parte, aunque teme que venga alguna embarcación y no la vea. Intentamos lanzar el salvavidas pero el cabo se engancha. Recogemos génova y al intentar encender el motor no hay manera, la escota ha quedado enredada en el eje. Cortamos la escota, arranca la máquina y a pesar de los borreguitos Aitziber no pierde de vista a Ana, que espera paciente su rescate. Finalmente sale el salvavidas y Ana consigue subir al barco, casi más preocupada por haber tenido que renunciar a la regata que por sí misma. Al caer se ha golpeado un pie en la regala pero parece que no tiene mayor percance.
Damos por terminada la participación en el día de hoy y después de abrigar a Ana nos acercamos a ver la llegada de la flota, muchos de los cuales cometen el error de entrar entre la boya y otra embarcación que se encuentra cerca, en lugar de hacerlo entre el Club y la boya, por lo que quedan descalificados y se remueven muchos puestos para la general. 
Por la tarde iremos a cenar a la espicha que El Gaitero ha preparado en las campas junto a la fábrica de Villaviciosa.
Karen recoge el Gaitero de participación

Domingo 7: Gijón
Otro bonito día que arranca con un buen desayuno en la cafetería Brisamar, que como todos los años nos ayuda a despertar a muchos de los tripulantes de la flota. Salimos en esta última regata los cinco tripulantes que partimos desde Getxo, ya que Ana y Juan Carlos tienen que volver a Pamplona. 
La salida es muy comprometida, muchas embarcaciones se juegan los puntos y los puestos y pelean duro por una buena posición y hay muchísimo griterío. Primera salida anulada. Bandera amarilla. Segunda salida anulada, muchísimos han vuelto a cruzar la línea antes de tiempo. Bandera negra. Todos toman mayor margen y Comienza la regata media hora después de lo previsto. 

Este último día parece que todos estábamos compenetrados y conseguimos hacer una bonita regata a pesar de no poder pelear por la regata. Terminamos llegando con el espí hasta la meta y damos unos buenos gritos de alegría por haber vuelto a poner todas las ganas y haber disfrutado de un precioso día de navegación. 

La fiesta de despedida del Gaitero 2016 es pantagruélica...viva El Gaitero y aupa Emilu!
Cena de despedida