29 de septiembre de 2008

Valdelateja

Valdelateja
El último fin de semana de septiembre, antes de comenzar la temporada de regatas, Elena, Lucio, Conchi, Javi, Maite, Santos, Lourdes y Julián se fueron de escapada al balneario de Valdelateja. Llegamos el viernes a la tarde, pasando por el precioso valle de Manzanedo.
El sábado comenzamos con un buen desayuno, para subir después al Castro de Siero, pasando por el pueblo abandonado del mismo nombre. Al subir había bruma, que fue despejando para quedar un día radiante y disfrutar de unas preciosas vistas. También tocamos la campana de la ermita de las santas Centola y Elena. Bajamos al balneario, donde tuvimos la primera sesión de tratamiento. Al terminar salimos para el pueblo, y comimos en el mesón de Valdelateja. A las cuatro pasadas comenzamos el paseo hasta Pesquera de Ebro, siguiendo primero el río Rudrón (que rima con ¡cáspita!) y después el Ebro.
Las fotos no hacen justicia a la belleza del entorno. Sólo unos valientes, Conchi, Elena y Lucio, volvieron andando. Los demás volvimos con Santos, a quién llevó a buscar el coche un amable vecino de Pesquera. Después de cenar, echar una partida y buscar la Osa Mayor (sin éxito), nos fuimos a la cama, que estábamos cansados.
El domingo segunda sesión de balneario hasta la una y media. La siguiente etapa Orbaneja del Castillo, precioso pueblo adosado a la montaña con una cascada que lo recorre de arriba abajo. La siguiente y última parada fue en Cantabria, para admirar la joya del románico que es la Colegiata de San Martín de Elines.
Y así terminó septiembre. Me quedé sin batería en el mirador, así que no hay fotos del domingo.

Trofeo José Luis de Ugarte

No siempre toca ganar!

El sábado el campo de regatas se encontraba en las boyas amarillas y durante la primera prueba se le rompió la escota a Mikel, por lo que tuvo que retirarse, no pudiendo participar en ninguna de las tres pruebas que se celebraron.

El domingo llegó en cuarta posición en la única prueba que se celebró.

21 de septiembre de 2008

V trofeo Xabi e Iker Ama Guadalupekoa en Hondarribia

Sábado, día 20:
1ª Prueba:
Viento escaso pero suficiente. En la rampa hay un gran atasco y Mikel llega 4 minutos tarde a la salida, pero termina primero.
2ª Prueba:
Tres subidas y bajadas, faltando la última popa el comité suspende la prueba, cuando Mikel iba primero.
3ª Prueba:
Mikel vuelve a hacer primero.

Domingo, día 21:
Menos viento aún que el sábado.
4ª Prueba: Mikel entra 6" detrás del primero.

En resumen que el primer clasificado en Laser Radial es de la cantera del EMILU: MIKEL.

Paseo por Urbasa

Paseo por Urbasa
El sábado 20 de septiembre, aprovechando uno de los últimos fines de semana sin regatas, Elena, Conchi, Lucio, Javi y el que escribe cambiamos el mar por el campo y nos fuimos a Urbasa. Llegamos por la carretera Olazagutia-Estella, y tras tomar un café en el camping, nos dirigimos al suroeste, hacia Las limitaciones, donde dimos el paseo matutino. Tras algunos minutos de desorientación, nos topamos con una batida de jabalíes. Escuchamos disparos, ladridos de perros, y al poco pasó junto a nosotros un jabalí perseguido por perros, entre ellos dos villanos con una lengua roja carmesí impresionante.
Ahí recuperamos el camino, y fuimos hasta la ermita de San Lorenzo, desde la que hay una gran vista sobre la población de Eulate y su valle. Termindo el paseo comimos en Zudaire, y de ahí fuimos a Baquedano para seguir el curso del Urederra hasta su necedero.
Un precioso paseo entre hayas, robles y otra vegetación, con instalaciones adecuadas para la siesta de patrones y grumetes. La senda sigue el curso del río, ascendiendo hasta la base del Balcón de Pilatos, donde una cascada da origen al río.

17 de septiembre de 2008

Vuelvo a navegar

Ahora que tengo un rato libre después de los exámenes, aprovecho para poner este link del JOG (Junior Offshore Group). En la página encontraréis barcos en venta, otros que buscan tripulación para regatas o travesías... me ha parecido interesante.
Además pongo también el enlace web de un First 31.7, el Whistler, que se anuncia en el JOG y que tiene una página muy parecida a la del Emilu.
Un saludo.
http://www.jog.org.uk/index.htm
http://www.teamwhistler.co.uk/Home.aspx

14 de septiembre de 2008

Regata Orza Fin de Verano

El domingo 14 de septiembre se ha celebrado la regata Fin de Verano de Orza. El Emilu ha participado pratoneado por Lucio, con Txantxar, Pepelu y Julián atendiendo las maniobras y Mabel y Marije de palique :-)
El procedimiento de salida se ha iniciado a las 12:00, con hora límite de llegada a las 15:00. El recorrido, ante el poco viento, se ha acortado: San Ignacio, boya del cajón por babor (en vez de boya de recalada) , San Ignacio por estribor y llegada en la entrada del puerto deportivo.
Hemos salido muy bien, por delante de casi toda la flota. El viento flojo, entre 7 y 10 nudos, de componente norte. Hemos ido dando bordos hasta la boya, cruzándonos con barcos más grandes. Cerca de la boya ha habido un momento en que el viento ha llegado a los 13 nudos, pero luego ha vuelto a amainar. Hemos izado spi en la boya, para trasluchar inmediatamente. El viento era muy flojo (entre 2 y 5 nudos de aparente). Tras varias trasluchadas y escuchando por la radio como se iban retirando otros barcos, nos hemos presentado a la vista de la línea de llegada a las 14:50. Nos ha costado cruzarla unos 11 minutos. Las campanas de la iglesia han sonado como un minuto antes de cruzar la línea. Poco después, el comité ha anunciado que se daba la regata por terminada. ¡Salvados por la campana! Habremos entrado unos 8 ó 9 barcos.
Hemos comido en el barco, y tras un café en El Saltillo, nos hemos ido a casa.
Planes para el fin de semana
Los dos próximos fines de semana no hay regata. Se han planteado alternativas: rafting en el Ebro, descanso en un balneario, … Se admiten sugerencias (y sobre todo, organizadores/as).

10 de septiembre de 2008

Paseo vespertino

Resulta que Mabel está de visita por aquí, y hemos aprovechado para navegar un rato, en plan paseo. Hemos ido a motor hasta la piscina, donde Lucio (por fin!) y Elena se han bañado. Mabel y yo hemos sido cobardes. Hemos vuelto a vela, solo con la mayor, despacio pero seguros.
Las fotos no son muy buenas, pero mi móvil no da para más.

5 de septiembre de 2008

Temporal en Santander

En Santander se ha desatado un vendaval del sur. Las fotos son del pantalán en que estuvo amarrado el Emilu. Más fotos en el Diario Montañés.

2 de septiembre de 2008

De la isla de Wight a Getxo

Relato de Marije de la travesía desde la isla de Wight a Getxo en el Zazpiki


Domingo 22 de junio 2008: Puerto Chico (Santander)

Desayunábamos Lucio y yo en el marítimo a la espera de salir en regata a bordo del Ramper, cuando me comenta que le acaban de proponer traer un barco desde Inglaterra. En aquel momento, no podía imaginar que al final embarcaríamos juntos en esta aventura.
Jueves 3 de julio (15:45h)
Recibo llamada de Lucio comentando que pensaba realizar la travesía con Nestor, para quien ya tenía incluso billetes del ferry, pero que este, a última hora, se había visto imposibilitado para hacer el viaje. Me propone que vaya yo en su lugar. Mi sorpresa es total. Realmente no tenía ni tiempo de pensarlo. En 44h salía el Pride of Bilbao. Inmediatamente repasé mi agenda de trabajo, reuní a compañeros y colaboradores y, por fin, sobre las 11h del viernes todos los temas laborales quedaban bien atados. Así que llamé a Lucio y le dije que contara conmigo.
Sábado 5 julio (11:30h)
Elena nos traslada a Santurce y embarcamos en el ferry rumbo a Portsmouth. Pasamos un día y medio a bordo de este hotel flotante. Al partir coincidíamos con la salida de la primera prueba del campeonato de Bizkaia de cruceros. Intentamos localizar con la vista al Emilu. Lucio dice que lo vió y yo… pues le crei.La mar fue empeorando a cada hora del viaje. Los enormes rociones producidos en la proa con los pantocazos eran todo un espectáculo. Chubascos ocasionales y vientos de hasta fuerza 7. El barco se movía mucho. Por la noche el capitán decidió parar uno de los 4 motores para que la travesía resultara algo más confortable. Ello supuso un par de horas de retraso en la hora de llegada. A pesar de todo lo pasamos bien y estuvimos a gusto. Elena nos había preparado comida que nos vino de maravilla por que los precios en el ferry eran un tanto abusivos. Lucio se refugió, como es su afición, entre sudokus y crucigramas, mientras yo paseaba. A ratos salíamos a cubierta, sujetándonos bien ya que aquello se movía bastante y teniamos mucho viento.Durante nuestra estancia en el ferry contactamos con Ainara, una joven que vivía en la isla de Wight, que nos explicó muy bien todos los pasos para hasta llegar a Cowes, donde se encontraba el Zazpiki. Nos sirvió de gran ayuda dado nuestro total desconocimiento del idioma inglés. Llegamos a Portsmouth muy tarde, sobre las 19h. Tras pasar los controles de acreditación tomamos un taxi hasta el punto de salida del ferry que nos trasladaría hasta Ryde (ya en la isla de Wight). Finalmente, otro taxi nos llevó hasta Cowes Sailing Club, donde estaba el Zazpiki y donde conocimos a nuestros compañeros de viaje Robert (profesor de la escuela Náutica Sotavento y capitán de la marina mercante, que fue el patrón responsable del traslado) y Juan (tripulante habitual de regata del Zazpiki) que nos estaban esperando.Era muy tarde para poder cenar en ese país de costumbres tan diferentes, así que nos vino muy bien que esa noche nos invitasen a cenar en la casa (preciosa por cierto) que utilizaron los tripulantes del Zazpiki durante la Comodore's Cup. Después volvimos al barco y pasamos nuestra primera noche en él.
Cowes. Lunes 7 julio
Decidimos no salir por las pésimas condiciones y previsiones meteorológicas. Llenamos tanque de gasoil más bidones, bien amarrados en popa, y llenamo también el depósito de agua.
Durante la mañana tuvimos que cambiar de amarre, lo que resultó un tanto complicado, por el fuerte viento. Después aprovechamos para ver el pueblo y comprar comida. Un ambiente marinero extraordinario se respira en todo el pueblo. Las tiendas, las casas, la decoración, la vestimenta de las gentes, todo tiene aroma náutico. ¡Me encantó! Además, Robert nos preparó una estupenda ensalada. Por la noche nos juntamos con los jóvenes tripulantes del Uso Zuria y cenamos en su barco. Patxi preparó 4 tortillas (una sin cebolla para el amigo Lucio) y en el trajín de la preparación las patatas de una de ellas fueron a mezclarse con el huevo sin haber pasado por la sartén. Hubo que lavarlas para quietarles el huevo, secarlas, freírlas y volver a hacer la tortilla. Cosas que pasan con demasiada gente “ayudando” en la cocina. Me gustó mucho contactar con la frescura, buen humor y alegría de vivir de estos jóvenes que por su edad pudieran ser mis hijos.
A ultima hora realizamos el planteamiento de salida para el martes día 8, tras estudiar las previsiones de marea (se toman en Dover, unas 2 horas de diferencia con Cowes), meteorología y corrientes.
Martes 8 julio
Zarpamos a las 6:00. Sobre las 8:15 dejamos por el través de babor las Needles (ver foto), dejando atrás definitivamente la isla de Wight, navegando con Génova 4 + motor a 2.200 rpm, en ceñida a rabiar y contra corriente decreciente de 3 a 0,7Kn. A media mañana izamos una mayor de capa.Sobre las 12:00 se nos acerca una embarcación de salvamento marítimo para avisarnos de que nos estábamos metiendo en zona peligrosa de rompientes y que saliéramos de allí con rumbo 270º. Decidimos recalar en Weymouth donde llegamos a las 18:00. Tras 12 horas de navegación muy dura, recorriendo 62,3 millas para una distancia real de 49,7. Todo el tiempo en ceñida, con la regala 
en el agua, salvavidas y arnés, empapados de rociones, y al final realmente agotados. Comimos tres galletas (mojadas) de chocolate cada uno en toda la travesía.
En Weymouth atracamos abarloados como pudimos. Había un tráfico intenso de barcos que venían a refugiarse, habiendo hasta 4 barcos abarloados a cada lado del canal. Sobre dos horas más tarde entraba el Uso Zuria en parecidas condiciones a las nuestras. Esa noche Robert preparó un pollo guisado que yo casi dejo quemar porque mientras lo estábamos cocinando apareció un barco que quería abarloarse al nuestro y yo dejé la olla que estaba removiendo para ayudar en la maniobra. Aunque algo chamuscado y mermado se pudo aprovechar y lo cenamos con los del Uso Zuría.
Weymouth . Miércoles 9 Julio
El tiempo sigue horrible. Decidimos no salir. Nos dimos una vuelta por el pueblo con los de Uso Zuría. Bueno, Lucio no pudo salir y se quedó en el barco, porque la única ropa que tenía seca era el pijama y no se atrevió a lucir el modelito por las calles. Yo, un poco más atrevida, salí con una chaqueta de agua del armador que me llegaba casi a los tobillos y que pesaba mucho, ya que tenía arnés incorporado. El pueblo también muy marinero. Hicimos compras. Incluso compré unos zapatos con la ayuda de un intérprete muy majo del Uso Zuría. Aprovisionamos de comida. Quisimos encontrar bonito, pero no había pescado fresco, excepto salmón. ¿Incomprensible, verdad?. Así que hicimos marmitako de salmón (receta de Robert) que estaba muy bueno. Durante la estancia en Weymouth el ambiente fue genial. A pesar de las incomodidades, o tal vez gracias a ellas, compartimos lo que teníamos hicimos risas y amistad. Saltando de barco en barco llevando cacerolas, comidas o manteles para pre
parar la cena, o cenado apretujados en la cabina del Uso Zuria intentando evitar la gran gotera que caía por la carlinga del mástil. La cosa es que no faltó el humor y la camaradería. Los jóvenes me hicieron sentir alguna envidia. ¡Quien pudiera volver a su edad y estar en su lugar, navegando y viviendo el ambiente de la mar con tantos años por delante!. ¡Que no harán estos cuando tengan 40 años…!
Jueves 10 julio
5:30 zarpamos de Weymouth. 6:00 fuera de puntas. Motor 1600 rpm y Mayor de capa. Temperatura 16ºC. Cielo nubes y claros con amenaza de lluvia. Rumbo 260º. Velocidad 7,2 nudos.
Cuando llevábamos unas 2 horas de navegación nos metimos en una zona de mar muy revuelta con olas de 4 a 5 metros. Resultó impresionante. Para mí era un espectáculo grandioso, pero por otro lado me resultaba inquietante. Miraba a
 Robert que estaba al timón y confiaba en él y en el barquito (aquí me parecía pequeño) que como por milagro flotaba y flotaba… En medio de estas olas, el génova que iba plegado en proa, se soltó y Juan, con arnés, tuvo que ir a trincarlo. En un momento estuvo impresionante verle encaramarse a la proa, que apuntaba rumbo al cielo, con la cresta de la ola como fondo. Una pena no haberlo fotografiado en ese instante.
Sobre las 12h quitamos motor, izamos genova y decidimos seguir hasta Brixham, para refugiarnos de la borrasca que estaba anunciada. Nuestros amigos del Uso Zuría decidieron dirigirse directamente de Weymouth hacia Brest.En Brixham amarramos en un pantalán de acogida a las 15:50 tras haber recorrido 49 millas en ceñida. Por la tarde salimos a conocer el pueblo, tomamos unas cervezas (yo un té) y estuvimos un rato disfrutando de un concierto al aire libre (eran fiestas del pueblo). Incluso pudimos ver algún rayito de sol y colgar algunas prendas a secar. El pueblo era bonito, pero no resistía la comparación con Cowes, Ryde ó Weymouth. Por la noche hicimos una cena típica inglesa: compramos “fish & chips” y lo llevamos al barco.
Viernes 11 julio
Zarpamos a las 10:50. A las 11:20 fuera de puntas. 11:30 abrimos mayor con un rizo y foque 4. A las 12:00 hacemos Rumbo 170º. Viento WSW 3-4. Mar W. Ceñida por Er. A las 15:45 viento rola a 270º y ponemos motor para cargar batería. A las 24:00 Sit.: l 49º10’ N, L 04º12,9’W. Distancia navegada 88,2’.
Sabado 12 julio
6:45H comenzamos a pasar el passage de Fromveur entre la isla de Ouessant y la península de Bretaña. 8:45H Sit.: l 48º21’N; L 05º04,8W. Rumbo 164º Velocidad 6,7’. Viento NW f2-3. Visibilidad OK. Mayor, genova y motor a 1800rpm. A las 10:05 cambio de rumbo para evitar bajos de Chausee de Sein.
A la 12h nos encontramos a una distancia de Bilbao de 290 milas, estimamos una velocidad de 6.5 nudos y por lo tanto deberíamos llegar a puerto sobre las 6h del lunes 14. Por fin navegamos con barco adrizado.
Domingo13 julio
Mantenemos rumbo 162º, velocidad 7,2 viento ONO f2/3. Seguimos con mayor, genova y motor a 1800rpm. La mar ha calmado bastante. Aprovechamos para colgar la ropa y sacar los pantalones cortos.
Sobre las 12h nos cruzamos con flota pesquera bermeana y con El Juan de la Cosa. Estaba claro que nuestro destino estaba cada vez mas próximo, recuerdo que en estas ultimas horas yo me encontraba con ganas de llegar pero a la vez me sentía muy triste porque esta aventura se acababa. He tenido la enorme suerte de contar con unos compañeros estupendos, realmente el barco lo trajeron ellos, yo me limité a colaborar lo mejor que pude. No recuerdo en toda la travesía un grito o un mal gesto. Me volvería a embarcar con ellos rumbo a cualquier sitio.
A las13,25H completamos tanque de gasoil con 30 litros de las garrafas.
A las 17 horas chubascos. Parece que resulta imposible llegar secos.
Acabamos el agua del depósito, y nos vemos obligados a fregar con un balde en popa con agua de mar.
A las 22h el viento va disminuyendo, retiramos genova y seguimos con mayor y motor a 2.200rpm.
Sobre las 24H, divisamos ya muchas luces de tierra, tenemos buena mar, poco viento y navegamos con piloto automático. Lucio tiene los ojos muy irritados, está con una conjuntivitis, (demasiadas horas al timón) así que le indico que se acueste y por primera vez me quedo sola de guardia en cubierta. Saboreé estas últimas horas y me gustó especialmente la sensación de cuidar del barco mientras mis compañeros dormían. Dos horas más tarde me relevó Juan, y cuando desperté ya estábamos en puerto.
Lunes 14 de julio
Llegamos al marítimo del Abra. El Zazpiki queda amarrado en pantalán.

Agradecimientos
  • A Lucio por confiar en mi y por darme la oportunidad de vivir esta preciosa aventura.
  • A Elena que realizó los traslados, nos ayudo a cargar con el equipaje y nos preparo comida.
  • A Juan, siempre amble, trabajador, cuidando del barco en todo momento.
  • A Rober que patroneó el barco siempre en tono democrático y participativo y además se ocupó de mantenernos alimentados. Su cuaderno de bitácora ha sido clave para contaros esta historia.
  • A los tripulantes de Uso Zuria, me sentí muy a gusto entre ellos y pusieron un toque de juventud y frescura.
  • A mi buen amigo, Enrique Barbier. Hace aproximadamente año y medio me invitó a subir en su velero en Zumaia, y comencé con el mi aprendizaje de navegación a vela. Aunque no nos acompañó, para mi estuvo muy presente en todo el viaje.
  • Por ultimo quiero dar las gracias a ese precioso velero llamado Zazpiki que nos mantuvo siempre a flote, a pesar de olas enormes, rompientes…..