17 de diciembre de 2017

Regata de El Gallo

En diciembre llega la Navidad, y mejor aún, la Regata El Gallo, que este año se celebró el sábado 16 de diciembre,víspera del cumpleaños de Marije. Teniendo en un cuenta el tiempo de los días anteriores y la borrasca que entraba por Galicia, las perspectivas no eran muy halagüeñas. La salida desde la ría era imposible, y el comité preparó el siguiente recorrido: salida en el abra interior, boya de San Ignacio por babor, una boya al viento a la altura de la Peña del Piloto, vuelta al abra interior, y dos vueltas al tradicional triángulo.
En el Emilu salimos la tripulación habitual (Lucio, Marije, Iñaki, Pepelu y Julián) a quienes se une Itziar, que va a participar en su primera regata. Además de comportarse como una marinera experta, manteniendo el tipo en los momentos difíciles (que los hubo), se encargó de las fotos y ha escrito su visión personal de la regata que podéis leer al final de la entrada. Yo me limitaré a un relato técnico.
Itziar
El resto de la tripulación
La salida se dio puntualmente. Planeamos la salida por el comité, y cuando nos vamos acercando aparece el Maitena a sotavento y nos aparta de la línea. Con la bocina del último minuto llegó de repente un chubasco con granizo y vientos de casi 30 nudos. El desconcierto se apodera de la flota, y nosotros tenemos hacer un 360º porque con la racha no es posible volver a la línea.
Fotos tomadas desde el Sandra
Estiramos el bordo hasta los muelles de Santurce y viramos. Nos cruzamos con el Asti y tenemos que arribar para dejarle pasar. Como resultado no pasamos el faro, y tenemos que dar dos viradas más. Camino de San Ignacio sigue la lluvia y el viento fuerte.

Tras pasar la boya el viento empezó a caer y rolar, y con la ola formada apenas avanzábamos. Por fin llegamos a la boya, con unas nubes negras por el oeste que auguraban más chubascos.
Por miedo a ellos no izamos spi, pero al final lo hicimos y nos acercamos a la flota que iba por delante.
Ya en el abra interior arriamos pi antes de que llegase el chubasco, que llegó y nos acompañó con agua y viento las dos vueltas al triángulo.
Bonita regata, con momentoas delicados, mucha agua, mucha ola, mucho viento y su encalmada en medio.
El día terminó con la tradicional alubiada y el reparto de premios, en el que nos correspondió de manera inesperada un segundo premio del primer Trofeo Social.

La regata vista por Itziar

"Me he levantado con el corazón marinero y he llegado a Areeta con una hora de antelación. La motivación es muy puntual... 😊
Joselu,  amable y sonriente,  me ha llevado hasta el velero. La vida me daba una oportunidad y yo abrazaba ese regalo,  contenta y con un único pensamiento en mi cabeza: no quiero ser un elefante.
En seguida he conocido a Lucio, Marije,  Iñaki y Julián. Para mis adentros,  he agradecido que me dejasen acompañarles. Ya intuía que si yo molestaba, mi presencia podia obstaculizar su disfrute, su trabajo. Y era un riesgo que se habían animado a correr.
La salida de la regata me ha parecido impresionante.  La borrasca,  la lluvia,  el viento arreciando. Los barcos nos amontonábamos,  las velas muy inclinadas y en cada virada, me sentía yendo como una araña enorme a algún lugar del barco, sin pisar manos o cabezas, sin comerme a nadie.
Para mi,  emocionante. Yo escuchaba en silencio sus gritos,  sentía cierta tensión en algunos momentos.  "agua,  agua!!" -cuando otro velero se nos acercaba demasiado. "cae más,  Lucio", "no veo nada Joselu!"..."¿veis la boya?" "¡la tienes a proa,  Lucio!"
Sus voces fuertes,  el tiempo apremiaba en la maniobra. Y donde era babor,  nacía estribor y yo miraba,  vivía y quería obedecer.
El mar a ratos gris,  a ratos de plata. Amigo, a veces,  enfadado otras.
El viento rolando,  levantando,  o callado y quieto en otros momentos. Nudos.
Algún velero clásico que me admiraba a mí, en el reflejo de sus ojos.
No nos hemos alejado del puerto,  estábamos en aguas menos bravas.  Y a pesar de todo, en la salida hacia la costa, el tamaño de las olas me aceleraba el ritmo cardiaco. Pero yo lo sabía: "estoy en buenas manos" -pensaba-. Y no sentía ningún miedo.  Quizá como dicen, la ignorancia es osada.
Impresionante Marije extendiendo el spi... No recuerdo bien el nombre... Esa vela azul enorme que impulsa más fuerte,  pero que debíamos recoger cuando amenazaba chubasco...
E Iñaki,  a quien recuerdo en alguna ocasión con los pies casi fuera del barco, dando una media voltereta casi,  calladamente currela. Julián, que me ha dejado claro que no son cuerdas,  que son cabos...
Y Joselu,  amigo, a quien yo intuía indispensable.
En fin. Lucio siempre al timón, capitán del navío, que aun perdiendo la visera,  no perdía la compostura.
Mi primera regata a vela.  Un sueño que ni soñaba,  hecho realidad casi por casualidad.
Gracias,  tripulación, gente ruda en un mar bastante loco.  Bajo lluvia y viento.
Con algún que otro susto,  por algún ratillo y temiendo el abordaje,  me habéis hecho sentir pirata. Y mi alma de niña,  aplaudía a rabiar.
Y mi alma deportista,  os ha mirado y admirado en esta mañana de diciembre. Sois grandes para mis pequeños ojos.
Gracias,  compañer@s.
¡Imposible marearse en las olas de la emoción!.
Un abrazo salado.

5 de diciembre de 2017

Calendario de regatas 2018

Ya está el calendario de regatas de 2018. Hay bastantes coincidencias; varias no tienen importancia, pero tres sí:

  • 5 de mayo: Copa Astobiza y GP ADN y Barco de Papel
  • 15 de septiembre: Copa Getxo y Getxo-Plencia
  • 10 de noviembre: 4º Trofeo Social y III Master Modark
 No está incluida la Karmengo Ama, que espero se vuelva a hacer.

Regata de Navidad (ORZA)

La temporada de regatas de ORZA termina el sábado 2 de diciembre con la regata de Navidad. Teniendo en cuenta los días anteriores, las previsiones no son horribles: 20 nudos, 2 metros de ola, lluvia pero poca y 10º C. Gran participación, con 23 barcos inscritos y 22 que toman la salida. En el Emilu salimos Lucio, Eva (su segunda regata), Iñaki y Julián.
Dadas las condiciones de la mar en la zona de Galea, el comité, con buen criterio, cambia el recorrido, que es: salida en el Puerto Deportivo, boya de San Ignacio por babor, tercera boya roja por babor, boya de San Ignacio por babor, tercera boya roja por babor, San Ignacio por estribor y llegada en el Puerto Deportivo.
Algunos barcos rizan la mayor, pero nosotros vamos con todo el trapo. Hacemos una buena salida, cercanos al muelle.
La salida desde el Emilu
La salida desde el Sandra
Estiramos el bordo hasta más allá de la mitad de la ría, y viramos para ir a San Ignacio a rumbo directo. Tenemos una bonita pelea con el Tajamar, que estaba a sotavento. Mantuvimos la posición hasta la boya, y allí teníamos el interior.
Llegando a San Ignacio
El viento arrecia, pero rara vez pasa de los 20 nudos. A medida que salimos la ola es cada vez más alta. De ceñida rabiosa y dando bordos llegamos a la boya, donde las rachas son más fuertes.
Lucio
Eva e Iñaki
Escorando
Trasluchamos y empezamos la empopada. Intentamos poner orejas, pero son difíciles de mantener.
Empopada
Cuando doblamos la boya vemos al Maitena que va a dejar la boya por estribor. Nos apartamos como podemos y en ese momento aparece por popa el Paquita, que acaba de pasar la boya. Momentos de tensión en que parece que nos vamos contra la boya, pero que logramos superar sin más problema que la pérdida de tiempo.
En la segunda subida el viento ha rolado al este y el rumbo a la boya es directo. Cerca de la boya las rachas llegan a 32 nudos, y cuanto estamos a 3 esloras, se rompe el grillete que sujeta la escota de mayor a la botavara. Arriamos la mayor, ponemos motor, enrollamos génova y volvemos a puerto.
Julián, contramaestre y cronista
Aprovechando que el Haile Lore ha venido a echar gasoil, nos hacemos unos vemos y unas ratas en El Saltillo.
Por la noche cena de hermandad y reparto de premios.

3ª Gran Premio Bocos (ORZA)

Tras la regata del sábado, el domingo se aprovecha para celebrar la tercera regata del Gran Premio Bocos, que fue anulada en su día. Día soleado, con previsión de poco viento. Tripulación: Lucio, Marije, Iñaki y Julián.
La salida se traslada a San Ignacio, buscando el poco viento que sopla del sur. El recorrido (si no me falla la memoria): boya de Galea, boya de Ciervana, boya de San Ignacio y entrada en el puerto deportivo. Salimos izando el spi directamente en la señal de último minuto.






El viento va amainando poco a poco. Tras doblar la boya de Ciérvana, casi ha desaparecido. 
Encalmada
El comité anuncia que la llegada será en San Ignacio. A pesar de ello, es evidente que no llegaremos antes de la hora límite, así que arrancamos motor y ponemos rumbo al pantalón, llegando a tiempo para tomar un veme.

4ª regata del 4º Trofeo Social

El sábado 18 de noviembre se celebró la última regata social de RCMA. Día fresco, previsión de viento flojo de componente este. En el Emilu la tripulación titular: Lucio, Marije, Iñaki, Pepelu y Julián.
Con la salida prevista a las 12:00, salimos del pantalán siguiendo al comité, que va hacia la Galea, buscando el viento. Tras dos horas esperando, por fin se entabla una brisa del NE y se da la salida. El recorrido: una boya al viento a dos millas y de allí al abra interior, para terminar con el típico triángulo (la clase regata debe subir una segunda vez a la boya de barlovento).
El viento es flojo, pero ante la ausencia de ola, el barco avanza. Tras doblar la boya izamos spi, aprovechamos para comer y terminamos el triángulo, los tres lados a rumbo directo.



4 de diciembre de 2017

6ª de la LIGA ORZA, última de otoño

El sábado 11 de noviembre se celebró la sexta y última regata de la LIGA ORZA. Hace tanto tiempo que ya ni me acuerdo, así que para poder decir algo nada mejor que ver este video de Aitor Zarraga.
Parece que íbamosLucio, Marije, Iñaki y yo. El recorrido algo parecido a esto: salida en el puerto deportivo, San Ignacio por babor, un recorrido por las boyas amarillas, vuelta a san Ignacio y llegada en el puerto.
Las previsiones eran de viento fuerte, así que salimos, como muchos barcos, con un rizo en la mayor y parte del génova enrollado. En la salida y el abra interior parecía que nos habíamos pasado de prudentes, pero en cuanto nos acercamos a la boya de San Ignacio, se hizo patente que había sido una buena decisión. En algún momento el génova salió entero, pero como ya faltaba poco para la empopada lo dejamos. La vuelta de popa con todo el trapo, complicada para el patrón, a veces a orejas, y cantando las olas.